November 4, 2019

October 16, 2019

August 27, 2019

Please reload

Reciente

¿QUÉ HACEN LOS RESTAURANTES PARA CREAR ENGAGEMENT?

June 10, 2019

1/10
Please reload

Lo más destacado

3 datos curiosos del primer restaurante automático

9 Sep 2019

 

Origen

 

Inspirado por el Quisiana Automat de Berlín, el primer restaurante automático de los Estados Unidos fue inaugurado el 12 de junio de 1902 en el 818 de Chestnut St. de Filadelfia por Horn & Hardart.​ Llegó a Nueva York en 1912 y gradualmente se convirtió en parte de la cultura popular de las ciudades industriales del norte. Horn & Hardart fue la cadena de automats más importante.

En su apogeo, las recetas se guardaban en una caja fuerte, y describía cómo disponer la comida en el plato además de cómo cocinarla. Los automats se hicieron tan populares que diversas celebridades de la época, como Walter Winchell o Irving Berlin, eran clientes.

 

El concepto

 

El comensal para obtener su orden, insertaba el número de monedas solicitadas en una máquina para después abrir un ventanilla que contenía el platillo, envuelto en papel encerado. Asimismo, las máquinas eran cargadas desde una cocina que se encontraba detrás de las ventanillas

El restaurante fundado por Joseph Horn y Frank Hardart, contaba con máquinas expendedoras de acero y vidrio muy elegantes, las cuales mostraban el menú del día, limpio y bien iluminado.

Según informes la comida era bastante buena, asimismo, para los clientes era una gran idea seleccionar lo que estaban a punto de comer. Era un espectáculo de magia con comida, señalan los reportes.

De esta manera, Horn & Hardart se ganó la reputación de un restaurante innovador. El concepto para la época en la que se encontraba Nueva York era perfecto.

 

La caída

 

A pesar de convertirse en una de las cadenas de automats más importantes en las ciudades industriales de Estados Unidos. El formato de Horn & Hardart resultó afectado en los años 50, por el florecimiento de los restaurantes de comida rápida que servían a los consumidores a través de ventanillas. En la década de los 70 su encanto era pequeño, lo que ocasionó su caída.

Además, la situación económica de la época —la crisis económica de los años 70, que inició cuando el presidente Nixon declaró que no convertiría el dólar en oro y procedió a devaluarlo—contribuyó a su fracaso, debido a que el precio de la comida comenzó a ser demasiado alto para su adquisición.

El restaurante logró en su historia sumar 40 establecimientos sólo en Nueva York. Sin embargo, en 1991 se consumó su fracaso, lo que ocasionó el cierre de su última sucursal debido a que no se encontró un comprador de la compañía para lograr su restauración.

No obstante, en un intento de revivir el concepto de Horn & Hardart, una compañía abrió de nuevo un restaurante en 2006 en Manhattan pero, la iniciativa volvió a fracasar ocasionando de nuevo el cierre del establecimiento en marzo de 2009.

Después de todo Horn & Hardart es considerado por muchos como el precursor del concepto que actualmente manejan hoy en día los negocios de comida rápida.

El lugar se convirtió en un sitio habitual para periodistas, actores y cualquier persona que no contaba con suficiente tiempo para comer. Sobre todo, la comida era fresca, barata y sobre todo rápida, según reportes.

Please reload

Síguenos